Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP)

Ejemplo

La historia de Marcela

Marcela vive con su esposo, su hermano y dos hijos. Trabaja a tiempo parcial para un centro local de la comunidad. Su hermano tuvo en un accidente automovilístico hace varios años y, desde entonces, las lesiones del accidente lo han limitado a trabajar solo unas horas por semana.

Aun así, la familia de Marcela nunca había tenido problemas para pagar las cuentas, hasta que al esposo de Marcela lo cesantearon del trabajo. Aunque aún podían pagar el alquiler, les faltaba dinero. Marcela decidió que necesitaban ayuda para comprar comida.

Su primer paso fue indagar sobre el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) en SNAP el sitio web del Departamento de Servicios Humano de Colorado (DHS). Después, llamó a la línea de información del DHS al 1-303-866-5700 para obtener más información sobre el programa SNAP.

El proceso de solicitud de SNAP

Marcela solicitó el programa SNAP en línea a través de Colorado PEAK. En la solicitud, indicó el ingreso familiar, los recursos y su situación de vivienda. El sitio web también le proporcionó a Marcela una lista de documentos que podría tener que entregarle al departamento de servicios humanos del condado, de modo que Marcela reunió sus talones de pago, documentos del banco y demás pruebas de su ingreso familiar y situación en caso de necesitarlas.

Aproximadamente una semana después de entregar la solicitud, Marcela recibió una carta de su departamento de servicios humanos del condado que indicaba que podría calificar para el programa SNAP, pero necesitaba llevar a cabo una entrevista primero. Durante la entrevista, hablaron sobre la discapacidad del hermano de Marcela, por lo que, cuando el programa SNAP calculó cuánto debía recibir en beneficios la familia de Marcela, se dedujo del ingreso familiar el dinero que su familia gastaba en atención médica para él. Esto significó que recibirían más beneficios de SNAP que de otro modo.

Uso del SNAP

Aproximadamente dos semanas después de su entrevista telefónica, Marcela recibió una carta para indicar que a su familia le habían aprobado $400 al mes en SNAP. Esta cantidad consistía en el máximo monto del beneficio para hogares de cinco integrantes ($1,155), menos el ingreso neto que Marcela ganaba de su trabajo. También recibió por correo su tarjeta de transferencia electrónicade beneficios (EBT), junto con instrucciones para su uso.

Antes de ir a la tienda, Marcela creó su cuenta en Colorado PEAK para SNAP con la información de caso en su carta de aprobación. Después usó la aplicación MyCOBenefits en su teléfono para ver cuánto tenía en beneficios de SNAP en su tarjeta de EBT. Así, sabía cuánto podía gastar en comida en la tienda.

La primera vez que fue a la tienda, Marcela se fijó en el escaparate para asegurarse de que tuviera el logotipo de “QUEST”; así sabía que su tarjeta de EBT funcionaría. Tomó varios comestibles y, al llegar a la caja, sacó su tarjeta de EBT y pagó sus alimentos con sus beneficios de SNAP sin ningún problema.

Más tarde, fue al mercado de agricultores local, que participaba en el programa Double Up Food Bucks, lo que significaba que podía recibir una excelente ganga en frutas y verduras. Sabía que era la temporada de manzanas, y unas manzanas maduras caerían bien en el desayuno.

También