Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI)

Ejemplo: Las reglas del trabajo

La historia de Ruth

Durante tres años, Ruth había estado recibiendo $850 en beneficios mensuales de SSDI. Cuando recibió una oferta de trabajo de medio tiempo con un horario flexible, Ruth decidió hablar con un consejero certificado sobre beneficios para entender qué impacto tendría el trabajo sobre sus beneficios.

Ruth le dijo al consejero sobre beneficios que en el trabajo, ganaría $1,000 en algunos meses, menos en otros meses, según su horario. El consejero sobre beneficios le explicó que mientras $1,000 excede el nivel de un mes probatorio de trabajo de SSDI ($940 en 2021), no sería problema: Ruth podría ganar más que el nivel de un mes probatorio de trabajo nueve veces durante cinco años (sesenta meses) y seguir recibiendo beneficios de SSDI sin importar cuánto ganara en el trabajo. Durante los cinco años del período probatorio de trabajo (Trial Work Period, TWP), no importaba si los nueve meses probatorios de trabajo eran seguidos o no.

Ruth decidió aceptar la oferta de trabajo, porque el período probatorio de trabajo significaba que podría probar el trabajo y todavía recibir su beneficio complete de SSDI. Después de nueve meses de ganar por encima del nivel del mes probatorio de trabajo, se terminó el período probatorio de trabajo de Ruth. Entonces, llamó a su consejero sobre beneficios, quien le explicó que los próximos tres años (36 meses) serían su período extendido de derecho (Extended Period of Eligibility, EPE). Durante tres años, seguiría recibiendo beneficios de SSDI en cada mes que su ingreso devengado era menor a $1,310 (el nivel de trabajo sustancial y lucrativo - Substantial Gainful Activity, SGA - para personas que no son ciegas).

Ruth se sentía a gusto con su trabajo y aumentó sus horas laborales, lo que llevó sus ingresos devengados mensuales a $1,750, lo suficiente para vivir aunque dejara de recibir beneficios de SSDI. Hubo un período de gracia de tres meses durante el cual Ruth ganaba más que el nivel de SGA y seguía recibiendo SSDI, pero después de ese período, los beneficios se suspendieron en cualquier mes en que su ingreso devengado era superior a $1,310.

A Ruth le iba bien en el trabajo y dejó de recibir beneficios de SSDI durante siete meses, hasta que su discapacidad se empeoró y tuvo que reducir sus horas en el trabajo. Durante cuatro meses, solo ganó $1,000 mensuales. Ella informó sobre este cambio en su ingreso devengado a su oficina del Seguro Social y así, sus beneficios de SSDI fueron pagados nuevamente, porque ella se hallaba todavía en el período extendido de derecho y estaba ganando menos que el nivel de SGA ($1,310).

Después de cuatro meses, Ruth se sentía mejor y volvió a su horario anterior para ganar $1,750 mensuales de nuevo. Al alcanzar ese punto, sus beneficios mensuales de SSDI se suspendieron, porque el ingreso devengado de Ruth había vuelto a superar el nivel de SGA.

También